Hola! bienvenido! -10% en tu primer pedido. Suscríbete en la newsletter de la Home y te enviaremos tu código de descuento.

Descuento Especial en Caviar -15% - Aprovecha las últimas unidades

Envío gratuito a partir de 79€

preloader
Subir

El Arte del Marketing

Marc 9 enero 2023 54 comments

Jordi Pujol.

La ciencia del Marketing o el arte del Marketing, como lo prefieran nombrar, viene a aglutinar todas aquellas astucias, artimañas, arterías, que desde tiempos muy remotos el ser humano ha echado mano con el fin de influir en los demás, preferentemente con cariz comercial … o no!

Jordi Pujol seguramente entonces desconocedor del término, como la mayoría de nosotros, ya lo empleaba tal y como está definido en el diccionario: Conjunto de técnicas y estudios que tienen como objeto mejorar la comercialización de un producto. Pero claro, el producto naturalmente era él mismo.

 

 

El día que vino a comer al Restaurante El Greco, en Sitges, los presentes aquella tarde pudimos presenciar una Masterclass magistral de marketing, digna de las mejores universidades. Os explico:

A media mañana recibimos una llamada telefónica solicitándonos una reserva de dos mesas para el servicio del mediodía; una para tres y otra para dos comensales. La primera a nombre del: “Molt Honorable Senyor Jordi Pujol, President de la Generalitat de Catalunya” que me dicen: vendrá acompañado de su esposa Marta Ferrusola y de la madre de la señora Ferrusola, es decir: su suegra. Y la otra mesa para su guardaespaldas y para su chófer. Les propongo que se instalen en el reservado para procurarles máxima privacidad y seguridad pero me responden que: – No gràcies, moltes gràcies, no serà necessari. Lo primero que se me ocurre es que el President quería comer pero también quería que le vieran comer. Primer tanto en marketing.

Hacia las 14:15h vemos acercarse desde la esquina de la avenida Sofía un elegante sedán oscuro. Al aviso, todo el servicio se presta a recibirles formando fila al estilo de las escenas de la serie Downtown Abbey; mayordomo y resto de séquito. Puestos a imaginar podríamos haber escenificado también la película “Bienvenido Míster Marshall” comedia berlanguiana del año 1953 con Pepe Isbert. Pero por suerte, ese día no teníamos fanfarria.

El coche llega a nuestra altura reduciendo velocidad, pero de pronto! vuelve a acelerar y pasa de largo. Estupefactos! nos preguntamos – qué ocurre! ¿Puede ser que quieran dar la vuelta de forma que el coche pueda acercarse más a la puerta del restaurante? Pero no, el coche se detiene unos 200 metros más allá y vemos que de su interior baja el Sr. Pujol y un guardaespaldas. Suben al paseo, un paseo marítimo muy frecuentado por ser un fin de semana soleado. Vigilado sigilosamente a cierta distancia por su guardaespaldas se dirige a un funcionario del servicio público de limpieza que acometía su labor ayudado de su inseparable escoba. Apercibimos desde la distancia como el empleado nos señala con su dedo alargando su brazo. Nos suponemos que el President le habrá preguntado dónde está el Restaurante El Greco y que él le habrá dicho que allí. Pero en lugar de venir solo, emprende de nuevo el camino acompañado del servicial barrendero y su carrito, el cual no debía entender nada y se debía preguntar como nosotros al principio, porque luego lo entendimos; ¿por qué el President necesitará que yo le acompañe hasta la puerta del restaurante? si no hay pérdida, está a apenas 200 metros. Todo ello sucedía ante el estupor de los muchos paseantes que le iban abriendo paso estupefactos. Otro tanto en Marketing, ¿o creéis como yo que éste al menos vale tres?

El coche prosiguió con el resto de sus ocupantes hasta la punta, el final del paseo, donde dieron la vuelta y volvieron, así concedían el tiempo necesario y sincronizaban de manera de coincidir con el momento en que Jordi Pujol ya a la altura del restaurante se despedía fraternalmente de su nuevo amigo, apoyando sus manos en ambos hombros, simulando un abrazo. Excelente foto para la siguiente revista de propaganda electoral, ¿ya van cuatro, o cinco tantos?

 

 

Una vez junto al jefe de protocolo de l’Ajuntament de Sitges, que había acudido para darles a la familia la bienvenida, dejamos atrás la terraza y entramos a la sala interior del restaurante donde estaba su mesa dispuesta esperándoles, momento que el President aprovecha para saludar uno a uno a todos los miembros del servicio que aguardaban a su paso. Casualmente, estaba ese día comiendo también el Sr. Soler, co-fundador de la empresa S&P, Soler & Palau, coetáneo y amigo del Sr. Pujol que al verse se saludan de manera muy cordial y efusiva.

Encargaron una comida sin grandes lujos, me pidieron canelones de «rostit» que claro está no teníamos. Les ofrecí como alternativa unas creps de marisco con salsa Cardinal que era un plato muy delicioso pero declinaron mi sugerencia y acabaron comiendo un poco a regañadientes tres pudines fríos de puerros y gambas de entrante y lenguados à la meunière de plato principal.

Debió ser una comida generosa, o que estaba muy cansado, porque al terminar de comer, el President se cogió las manos, las entrelazó sobre su pecho, y apoyando su cabeza en el respaldo de la butaca se… durmió, unos buenos 20 minutos de siesta, mientras la señora Ferrusola y su madre debatían asuntos propios.

Ya a la hora de pedir la nota el señor Soler me llama y me dice:

Em pot portar la factura? i em portarà també la factura del senyor Pujol. A lo que le respondí: – no sé si puc senyor Soler, hauré de preguntar-li al President, si no li sap greu.

Habiéndome, el señor Soler, advertido que ellos dos eran amigos desde hacía muchísimo tiempo y como que le había hecho algunos favores en el pasado, que quería aprovechar la ocasión para mostrarse agradecido. Me dirijo a la mesa del President y prudentemente, acercándome a su oído le informo de las intenciones de su amigo. A lo que responde incorporándose sobresaltado de su butaca y alzando la voz, seguramente para que le oyera todo el comedor, que no quería que nadie le invitara, que muchas gracias pero que la cuenta la pagaba él, “no se’n parli més” sentenció. Es cuando el señor Soler, ayudado por su acompañante-secretario-chófer se levanta y acercándose a la mesa del señor Pujol, en medio del comedor y a voz alzada, le anuncia que es él el que le quiere invitar y que no le podía negar tal honor. El President, entonces, levantando una mano, bajando la cabeza y previo toser, dice: – Ah! Josep, si ets tu sí que em deixo convidar però perquè veig que insiteixes molt -, otra gran escena de marketing! ¿Cuántos puntos llevamos?

Me gustaría saber con cuántos followers podría contar entonces Jordi Pujol si hubieran existido en aquellos tiempos las redes sociales!!

Ahora seguramente tocaría, expresión que utilizaba frecuentemente Jordi Pujol, expresar alguna opinión personal relacionada con el relato o más concretamente sobre la figura de Jordi Pujol, pero no lo voy a hacer y no es por no tenerla. Como diría él – Ara no toca!

Espero que os haya gustado la historieta. Salud!

54 comments

  1. Mónica Grimau

    😂😂😂😂 El marketing del «Molt Honorable» 😅😬

    M’ha encantat llegir-te ! 👌

  2. Lourdes

    Genial… L’ anécdota. Felicitats

  3. Miquel

    Molt Bo!!! Vinga volem mes histories del Greco !!! 👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻

    • Santi Grimau

      Exclusiva!! La próxima serà el dia que la Sarita Montiel ens va visitar. Però… va arribar a dinar?

  4. Manel

    Genial que gran personaje y que buena historia, Santi para cuando un libro sobre el rest el greco?

    • Santi Grimau

      Uf Manel, no me atrevería. Una cosa son estas historietas recordando anécdotas y otra es un libro.

      • Un plaer llegir aquestes anècdotes! Ens coneixem des de que erem veins de negoci dels nostres pares, i ja fa una pila d’anys! És molt, agradable llegir coses sobre experiències divertides de gent que coneixes i aprecies. Segueix així crack!

        • Santi Grimau

          Gràcies Jordi! Tu també ne’n podries explicar unes quantes de l’època del Gustavo 🙂 Quins temps també!! Una abraçada!

  5. Esther Calonge

    M’ha agradat. Són anècdotes interessants I divertides, compartir-les és curiós i amable.

  6. M’ha ben capturat aquesta història. Curiosa i alhora divertida. N’hi ha que sembla que neixin amb el do del marketing sota el braç 🙂

  7. Marta

    Hola Santi,

    Quins records la foto del local, el recordo a la perfecció🤩

  8. Inge

    Sweet memories of all the good times in El Greco restaurant and fun story about the Pujol era.

  9. Laia

    Bravo!!! 💫💫 genial llegir aquestes anècdotes!

  10. shirley milena

    Muy buen artículo Santi, me ha gustado tanto que me has transportado a esas vivencias como si yo hubiera estado allí y eso es fantástico. 🙌

    • Santi Grimau

      Me alegro Shirley que la historia te haya transportado al momento. Es otra época pero podría ser actual, define muy bien el político, como ves no ha cambiado nada.

  11. ANNA

    Boníssim!!! 🔝🔝👏🏻👏🏻👏🏻 Endavant, Santi!! Volem més històries!

    • Santi Grimau

      Gràcies Anna! La propera tractarà del dia que la Sarita Montiel es va presentar un diumenge al migdia sense reserva 🙂

  12. Frederic

    Gràcies per compartir aquestes anècdotes, em fan recordar els bons moments viscuts en El Greco

  13. Mónica Grimau

    Okeeey!! És aqui on em de posar-ho?🤔

  14. Fernando

    Molt bona història Santi, en volem més!!!

  15. Nuria

    Buena anécdota excepcionalmente contada!

  16. Sònia Ato

    Quina anècdota més curiosa Santi, espero que ens expliquis més com aquesta.

Escribe tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete

para recibir ofertas exclusivas y nuestras últimas novedades

Greco Foie Gras